PSICOLOGÍA FORENSE

Informes periciales

La psicología forense es la rama de la psicología que se ocupa de los aspectos psicológicos relacionados con el “forum”, esto es, la plaza, el espacio público donde en la época romana tenían lugar los juicios públicos, hoy en día, los juzgados. Así, los psicólogos forenses recopilan, estudian e interpretan los distintos datos psicológicos que puedan aportar elementos importantes de cara a un juicio para ayudar al juez a resolver los casos.

Los psicólogos forenses trabajan juntamente con abogados, peritos, fiscales y jueces. De hecho, actúan como peritos expertos a la hora de ofrecer su testimonio profesional en ciertos juicios, aportando datos y conocimientos de interés para colaborar con la Justicia y ayudar a esclarecer las circunstancias del caso en lo que se refiere a los aspectos psicológicos y/o psicopatológicos de alguna o todas las partes implicadas.

 

  • CIVIL: incapacitaciones, prodigalidad, internamientos forzosos, testamentos…

  • PENAL: acusados, víctimas, testigos: responsabilidad criminal, determinación CI, evaluación psicopatológica, personalidad, adicciones, parafilias, peligrosidad, recomendación tratamiento, fiabilidad/validez testimonio, valoración secuelas, preparación para la declaración en el juicio…

  • LABORAL: mobbing, burnout, secuelas, enfermedades profesionales, simulación, incapacidades…

  • Asesoramiento y atención psicológica a la víctima

  • Acompañamiento de menores y víctimas a juicio

En ese sentido, el psicólogo forense puede actuar en distintos campos (penal, civil, familia, laboral…) y para valorar cosas tan distintas como el estado mental y la psicopatología de una persona; la evaluación de su personalidad; si padece secuelas psicológicas por la vivencia de un hecho; si estaba en pleno uso de sus facultades mentales en el momento en el que, presuntamente, cometió un delito; si alguien está ofreciendo falso testimonio; si un padre o madre tiene competencias parentales suficientes para cuidar de sus hijos; cuál es el mejor sistema de relaciones y convivencia en una familia cuyos padres se han separado; si alguien está en pleno uso de sus facultades mentales; si alguien sufre acoso en el trabajo; etc.

Debe quedar claro, sin embargo, que el psicólogo no juzga ni decide, sino que aporta su conocimiento experto del caso, de forma totalmente objetiva e imparcial, para que sea el juez quien tome las decisiones oportunas. Por eso se dice que el psicólogo forense es un auxiliar del juez. Al menos en nuestro país, los jueces disponen de equipos de psicólogos forenses que pertenecen a la Administración pública, a los cuales piden el asesoramiento de los casos en que lo creen oportuno. Sin embargo, estos dictámenes o peritajes también se pueden hacer desde el ejercicio privado, siendo el cliente quién lo aporta al procedimiento judicial (peritaje de parte).

Aunque mi mayor especialidad forense es en el ámbito de familia, no puedo ofrecerte ese servicio desde la privada por ser profesional (y moralmente) incompatible con mi pertenencia al Equipo de Asesoramiento Técnico en el Ámbito de Familia (EATAF) de la Generalitat de Catalunya. Es decir, trabajo como perito pública que valora familias en proceso contencioso de separación o divorcio (guarda y custodia, régimen de visitas, idoneidad de los padres, estado emocional de los padres, dinámicas relacionales, violencia de género…)

Sin embargo, puedo ayudarte si precisas una valoración pericial en otros campos.