Efectos psicológicos del desconfinamiento

Yolanda Muñoz
Yolanda Muñoz

Shoganai Psicología

Estamos en lo que han llamado “la desescalada”, es decir, una salida gradual del estado de alarma y el confinamiento hacia lo que también han llamado “una nueva normalidad”. ¿Y por qué la llaman nueva? Porque en realidad nada va a volver a ser como antes, al menos durante mucho tiempo.

Desde el punto de vista psicológico, ¿qué cosas nos pueden pasar?

  • Muchas personas pueden tener miedo a empezar a salir y contagiarse, por lo que puede aumentar la ansiedad y el estrés, así como las conductas inhibitorias, especialmente en personas que sufran de trastornos psicológicos como la hipocondría, el TOC de contaminación o la agorafobia.
  • Otras personas, en cambio, pueden tener una falsa expectativa de control y creer que ya ha pasado todo, lo que puede conducir a no seguir las medidas de seguridad necesarias y comportamientos irresponsables o temerarios, tal como pudo verse el día en que empezaron a salir los niños.
  • La vuelta a las rutinas va a suponer un choque de realidad que puede resultar difícil de encajar. Mientras hemos estado encerrados, no había alternativa y la emoción predominante podía ser la angustia, la preocupación y la incertidumbre. Sin embargo, ahora toca enfrentar las devastadoras consecuencias económicas, sanitarias, sociales y personales que ha dejado esta pandemia. Hay que elaborar duelos, intentar remontar negocios, encontrar o recuperar empleos, hacer frente a las secuelas que nos haya dejado esta enfermedad, a nosotros o nuestros seres queridos, reorganizar los tiempos familiares para conciliar la vida laboral en un escenario dónde no hay colegio, los sanitarios deben recomponer su estado físico y mental… Pueden, entonces, aparecer emociones no adaptativas como la rabia, el odio, la culpa o la tristeza depresiva que no nos ayudarán en nada y que hay que tratar de reconducir hacia el optimismo, la creatividad, la resiliencia y la rabia sana o constructiva (aquello de “por mis cojones…” 😊).
  • Igualmente, la vuelta al trabajo o estudios y rutinas habituales puede suponer para muchos una “depresión postvacacional” en toda regla, especialmente para los que no han trabajado ni desde casa. Volvemos a madrugar, a ser esclavos del reloj; ocupamos el día en obligaciones en vez de lo que estábamos haciendo ahora, que era lo que más nos gustaba; los niños pasan de disfrutar de sus padres 24/7 a otra vez no verlos en muchas horas y sin cole a dónde ir; los días son más largos y con más luz; ha llegado la primavera con su astenia y sus alergias; los jefes (o los autónomos para sí mismos) van a presionar a tope para “recuperar” lo perdido… conjugado todo eso con el mix de emociones que tenemos que gestionar, puede hacer aparezcan síntomas como apatía, tristeza, ansiedad, problemas para conciliar el sueño, irritabilidad, etc.
  • Durante el confinamiento han podido emerger conflictos o problemas que ya estaban latentes o agravarse los que ya se habían puesto de manifiesto, como por ej. los problemas de pareja, la violencia de género, problemas de relación padres-hijos, abuso y dependencia del alcohol y otras drogas, etc., pudiéndose haber alcanzado un punto en que no queda más remedio que hacerles frente y buscar una solución para la cual puede ser necesaria la intervención de un profesional especializado.

La mayoría de nosotros disponemos de estrategias y recursos para salir exitosos de esta crisis. Pero hay personas que van a necesitar un apoyo o ayuda externa, por parte de profesionales de la salud mental, para poder salir adelante. No hay nada de malo en eso. Reconocer que necesitas ayuda no te hace más débil, sino más fuerte.

En definitiva, la aparición de esta pandemia es una prueba de vida para todos, ante la que debemos aprender a reconstruirnos de una forma creativa, adaptativa y extraordinaria como seres humanos pero, especialmente, y espero, como seres sociales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad