20 cosas positivas que nos deja el COVID-19

Yolanda Muñoz
Yolanda Muñoz

Shoganai Psicología

Que la pandemia del COVID-19 (Coronavirus) está teniendo y tendrá consecuencias devastadoras en todas las áreas de nuestra vida no es algo desconocido. Estamos viviendo un horror sin precedentes a nivel mundial y tardaremos tiempo en recuperar por completo la normalidad.

Sin embargo, hoy más que nunca quiero que fijarme también en las cosas positivas que tiene esta crisis y el confinamiento:

1. Supone un parón vital que nos va a permitir resetearnos a todos los niveles. Cuando estábamos en la vorágine del día a día lo anhelábamos. A muchos nos puede suponer una crisis vital en el sentido positivo de la palabra, de la que saldremos reinventados y fortalecidos.

2. Nos estamos conociendo más a nosotros mismos y de lo que somos capaces en situaciones límite.

3. Nos está enseñando lo que de verdad es importante en la vida, así como a valorar esas pequeñas cosas que nos hacen felices cada día, como pasear al sol, charlar con un amigo o tomar un café en una terraza, y que nos empeñamos en ignorar para desear otras cosas superfluas e innecesarias.

4. Aún con la limitación de no poder salir de casa, tenemos tiempo para hacer lo que nos gusta y siempre vamos relegando.

5. Nos hemos vuelto más cuidadosos con nuestra higiene y la de nuestro hogar.

6. Nos permite pasar más tiempo de calidad con nuestra familia, algo que también pedíamos siempre.

7. Los niños nos están dando una gran lección de adaptación a las normas, positivismo y resiliencia.

8. Estamos mucho más conectados con nuestros seres queridos, aunque sea de forma virtual, y estamos expresando sentimientos y buenos deseos que habitualmente no hacíamos por vergüenza o dejadez.

9. En efecto, estamos valorando mucho más la importancia del contacto físico, de los besos, los abrazos, las caricias, y de decir “te quiero”, “te necesito”, “deseo que estés bien”.

10. Descubrimos quién se preocupa y se interesa realmente por nosotros y, por desgracia, el mal fondo de algunas personas. Fuera de nuestra vida la gente tóxica.

11. Se está retomando la vida vecinal en los núcleos urbanos. Los balcones se llenan de gente, se respira buen rollo y las personas tratan de animarse unas a otras.

12. Están saliendo muchísimas iniciativas y gestos solidarios entre la gente que nos devuelven un poco la fe en la humanidad. Hasta los pueblos eternamente en guerra han hecho una tregua.

13. Se está generando empatía y simpatía por colectivos que habitualmente no la tienen, como la policía o el personal sanitario.

14. Estamos aprendiendo otras formas de trabajar y aplicando la creatividad al mundo laboral. Ojalá los empresarios y administraciones aprendan que, en muchos casos, se puede seguir produciendo y moviendo el mundo sin necesidad de trabajar presencialmente en jornadas de 8, 10 y 12 horas.

15. Igualmente, se ha disparado la creatividad entre las personas que buscamos cómo ocupar nuestro tiempo de una forma útil y/o divertida.

16. Se está potenciando el uso de la cultura con la distribución gratuita y virtual de libros, visitas a museos, conciertos, obras de teatro, clases de fotografía, etc. y posibilitando el acceso masivo, cosa que habitualmente no es posible por su elevado coste.

17. Se está destinando dinero a la investigación y a la ciencia. ¡Inaudito!

18. La mayoría de personas aparca las diferencias de ideología política para formar un frente unido frente a la crisis.

19. Se pone de manifiesto la enorme dificultad de gestionar una crisis de semejantes dimensiones y con ello la necesidad de que las personas que dirigen y ostentan un cargo estratégico en un país deban tener el rango de expertos en sus respectivos campos, y no sólo en política (si es que lo son). Ojalá se cree y permanezca esa conciencia social a la hora de ir a votar.

20. Ha bajado drásticamente la contaminación ambiental, lo que supone un respiro para nuestro maltratado planeta. Los cielos son más puros, las aguas más cristalinas y se ha cerrado el mayor agujero de la capa de ozono de la Tierra. También hay animales, como los delfines, que han notado que tienen mayor libertad para moverse.

Ojalá y dentro de toda esta desgracia aprendamos bien la lección, como individuos y como sociedad, y podamos retomar la normalidad construyendo un mundo nuevo más amoroso, justo y solidario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad